Este blog ha cambiado de dirección. Puedes seguir leyendo en: www.porfinenafrica.com

viernes, 7 de septiembre de 2012

Cambios para el nuevo curso: nos mudamos



A punto de cumplir los cuatro años, con 400 entradas publicadas -completamente casual- y muchos y muy distintos temas comentados, creo que ha llegado el momento de un cambio para el blog. Se merece una nueva plantilla y ¡un dominio propio!. 

Allí está todo más ordenado y más claro; cada entrada se clasifica por ‘secciones’ o ‘países’ y se pueden destacar algunos artículos que, aunque sean más antiguos, merecen un espacio en la ‘portada’.

Necesita todavía mejoras pero, después de las muchas horas que le he dedicado este verano –quizás por eso apenas he escrito-, tengo ya ganas de hacerlo público así que… os invito a visitar www.porfinenafrica.com  Si os apetece, podéis suscribiros por RSS o recibir las entradas por mail.

¡Os espero por allí!  
Aurora

miércoles, 5 de septiembre de 2012

El gobierno ha violado la legislación española al entregar a los inmigrantes de Isla de Tierra a Marruecos


"No se ha respetado el procedimiento establecido en la Ley de Extranjería, ni se ha posibilitado que potenciales personas refugiadas puedan solicitar asilo. En cambio, han sido entregados a un país que viola sistemáticamente los derechos humanos de las personas inmigrantes."

Estas palabras, que suscribo totalmente, corresponden al comunicado de prensa hecho público por varias ONGs españolas en el que se explica muy claramente por qué la acción del Gobierno español puede ser constitutiva de delito. Por no hablar de que es moralmente reprobable y equivale, directamente, a dejarles morir sin hacer nada. Puestos al todo vale por "no ceder al chantage de la mafias" y no generar "efecto llamada", podríamos fusilarles en la plaza del pueblo, a la vista de todos, que a lo mejor así no volvía a venir. Probablemente eso sería más humanitario que enviarles a manos de Marruecos a sabiendas -no cabe ninguna duda, y por si la hubiera, los autobuses ya estaban allí esperando- de que van a ser enviado a Argelia, al DESIERTO, a la nada.

Una actitud [que también mantuvo el anterior Ejecutivo, en 2005] que no sólo es ilegal y atenta contra los Derechos Humanos, sino que es también absurda. Por que lo más probable es que tan pronto como los subsaharaianos pierdan de vista a los policías marroquíes, se den la vuelta para volver por donde habían venido, tal y como cuenta Mónica Cebeiro en El País:

Las fuerzas de seguridad marroquíes meten a los inmigrantes en autocares, los llevan a la frontera, y les indican que entren sin más en Argelia. Ellos, tan pronto pueden —o cuando así se lo indica el primer guardia argelino que los ve—, se dan la vuelta y vuelven a Marruecos. Un ritual con escaso sentido práctico. Cuando llegan a Oujda, se asientan en el campus de la Universidad, un espacio en el que no entra la policía, o en alguno de sus montes cercanos. Y desde allí buscan la manera de acercarse de nuevo a la frontera con España.

Para saber más sobre las condiciones de vida de los inmigrantes subsaharianos en Marruecos, recomiendo la película '14 kilómetros', de Gerardo Olivares, que inicialmente se iba a llamar 'Bienvenidos al paraíso' y de la que su autor dice lo siguiente:


Nos hemos acostumbrado a ver por televisión imágenes de africanos intentando llegar a nuestras costas en pateras,  agotados y ateridos de frío. Para ellos supone el final del viaje, pero… ¿Cómo es ese viaje? Ese viaje no es solo atravesar el estrecho, comienza mucho más lejos, a miles de kilómetros de distancia, en países como Nigeria, Camerún, Costa de Marfil ó Malí.Detrás de esos rostros desencajados por el cansancio y la tensión de la travesía hay historias brutales y también un  largo viaje repleto de peligros y de incertidumbres a través del Sahara, un vasto océano de fuego, arena y silencio. Para muchos es un viaje que se prolonga durante años y para algunos el final de otro; el viaje de la vida
La película cuenta la historia de dos hermanos y una joven mujer maltratada en su camino hacia España, centrándose en especial en la situación a la que se enfrentan las mujeres, presas fáciles de policías, mafias e incluso algunos compañeros de viaje.






lunes, 6 de agosto de 2012

Clinton visita África, preocupada por China y el terrorismo


África necesita aliados, no patrocinio. Y nosotros intentamos construir en esta dirección. Durante mi viaje por africa durante esta semana, hablaré de lo que significa esta alianza, un modelo de asociación sostenible que añada valor en lugar de quitarlo. Ése es el compromiso de América con África. (…)  La relación entre democracia y desarrollo es un elemento definitorio del modelo americano de alianza. Admito que en el pasado nuestras políticas no siempre se han alineado con nuestros principios. Pero hoy estamos construyendo relaciones que no se basarán en transacciones ni serán transitorias. Estamos construyendo algo que dure. Y ese algo está basado en los valores democráticos que compartimos y en el respecto por los derechos humanos universales. EstadosUnidos apoyará la demoracia y los derechos humanos, incluso si es más fácil o más ventajoso mirar hacia el otro lado, con tal de mantener el flujo de recursos. No todos los socios tomarán esa elección, pero nosotros lo hacemos y lo seguiremos haciendo".

Es parte del discurso de Hillary Clnton, secretaria de Estado norteamericana (ministra de Asuntos
Exteriores) en la primera etapa de su viaje a África, en Senegal. Un discurso donde, sin citarlo, hizo referencia a China y su política de no injerencia en política, y en el que admitió, expresamente, que su país no siempre han actuado acorde a los principios que dicen defender. Es un buen comienzo.

Occidente quiere retomar el terreno ganado por China en los últimos años en África, pero será difícil. Como escribe Alex Thurston en el interesantísimo Sahel Blog: “la retórica americana no hará que África deje de aceptar la inversión china. Por muy persuasiva que sea Hillary Clinton, seguirán negociando con China. El dinero habla más alto que las palabras”.
Hillary Clinton, en Malawi. Foto: Amos Gumulira
/ AFP/Getty Images. Para ver más imágenes, visita la
fotogalería del Washington Post


La otra pata que preocupa a Estados Unidos –y a la Unión Europea, sin duda- es el posible repunte del extremismo islámico, sobre todo a raíz de los últimos acontecimientos en Mali, donde los extremistas se han hecho con el poder en el norte del país. En este sentido, la secretaria de Estado, aseguró que la inestabilidad actual "podría hacer retroceder una década el crecimiento económico de Mali", y dejó claro que aunque seguirán enviadno ayuda humanitaria no tendrán relaciones plenas con Bamako hasta que se forme un gobierno democrático. Clinton se mostró preocupada también por la situación de Guinea-Bissau, donde otro golpe de Estado, esta vez en abril, ha contribuido a empeorar una situación ya de por sí dificil en un país donde el narcotráfico desde América Latina es cada vez mayor.


Además de Senegal, durante estos 11 días, Clinton ha visitado Sudán del Sur, Uganda, Kenya, Malawi, Sudáfrica y Ghana, países en los que ha mantenido s su discurso a favor de la democratización de África.


viernes, 13 de julio de 2012

Una nueva revista para dar a conocer África

El pasado 2 de julio vio la luz el primer número de 'Africa Scientia', una iniciativa más para hablar de este continente de una forma diferente a la habitual. Una revista que tiene detrás al equipo de GuinGuinBali, y con la que he colaborado par este número y, si el tiempo lo permite, para los siguientes.

Se trata de una revista digital, pensada para leer en Ipad o en el ordenador, y que se puede conseguir por tan solo 1,99 euros, aunque los TRES primeros números serán GRATIS, ¡para que os vayáis enganchando!

Podéis descargarla aquí y para ir abriendo boca, os adelanto que en este número se ha hablado, y mucho, de moda -coincidiendo con la Semana de la Moda de Dakar-, de cine, de teatro y de turismo. Además, hay entrevistas, temas sociales y mucho más. Se merece un vistazo, ¿no?








55 náufragos


55 náufragos, 15 días a la deriva, 1 solo superviviente. Si no fuera negro, su nombre abriría todas las portadas. Pero lo es. Será expulsado”. Hace unos días leía este tuit de Hibai, que explica perfectamente la situación. Algo que queda de manifiesto con la tragedia de los alpinistas estos días en el Mont Blanc. Para unos, ha habido cámaras, infografías, enviados especiales y mucho espacio. Para los otros, un refrito de notas de prensa.
Y la historia es brutal, según lo que ha relatado a ACNUR el único superviviente de la tragedia: 
La barca –¡un bote inflable!- habría salido de Trípoli a finales de junio, siendo la mitad de los ocupantes originarios de Eritrea (lo que significa que antes de emprender el viaje por mar, estas personas tuvieron que atravesar todo Sudán y toda Libia, hasta llegar a Trípoli). 

Cuando se encontraban por fin cerca de las proximidades de Italia, el fuerte viento los devolvió al mar y estuvieron varios días a la deriva. Pronto comenzó a escasear el agua, hasta acabarse, y muchos terminaron bebiendo del mar. A los pocos días, los ocupantes empezaron a morir uno a uno. Finalmente, el superviviente fue encontrado el lunes pasado agarrado a los restos del bote por unos pescadores, cerca ya de la costa de Túnez.  

Y probablemente esa fue la suerte del superviviente. Porque de haberse encontrado los pescadores con medio centenar de personas, probablemente ni los habrían recogido, sabedores de que luego no hay país (ya ha pasado en Nueva Zelanda, Malta y España, por poner sólo tres ejemplos) que quiera acogerlos.

miércoles, 20 de junio de 2012

Dejémosles entrar


Piensa en lo que dicen los policías. ¿Te suena? Lo hemos oído muchas veces...
Piensa que podrías ser tú.

 

martes, 19 de junio de 2012

"Ser inmigante"


"Ser inmigrante es muy duro. Es vivir entre dos orillas" Dia Mamadou, autor del libro '3052. Persiguiendo un sueño'

Pregunta: ¿Qué les dirías a los jóvenes que están buscando la manera de salir de Senegal?
Respuesta: Mira, si toda la energía que los jóvenes africanos estamos gastando en Europa, buscando trabajo, malviviendo, peleando por los papeles… la estuviesen empleando en África, creo que saldríamos adelante. Y eso es lo que debemos hacer, nosotros y ellos. Yo mismo, a veces me siendo culpable, por estar gastando mi energía aquí”. Pero el problema es que las noticias que nos llegan, por la televisión e incluso quienes están aquí, es que todo es bueno en Europa. La pobreza de Europa no cruza más allá de Melilla. Y todo lo positivo que hay en África, tampoco.

Les contaría, además, que ser inmigrantes es muy duro. Es como estar entre dos orillas. Aquí nunca seré español, y cuando vuelvo allí, me miran de otra manera. Yo a veces me planteo nosotros, ¿qué somos?. Te vas y las cosas allí van evolucionando, y a veces cuesta volverse a integrar totalmente. De hecho, a mí hasta me han timado. Me monto en un taxi y ¡me cobran cuatro veces más de lo que cobran a alguien que viva allí!

lunes, 18 de junio de 2012

"O vivir dignamente, o morir intentándolo"

Un joven inmigrante senegalés revive su viaje en patera y sus primeros años en España en el libro ‘3052. Persiguiendo un sueño’. Un relato en primera persona, en el que Mamadou Dia muestra con toda su crudeza esta aventura hacia un Eldorado español que resultó no serlo tanto.

Portada del libro '3052. Persiguiendo un sueño'.
3052 son los kilómetros que separan Senegal de Murcia
Mamadou Dia llegó a “tierra española” -como él dice-, a bordo de un cayuco donde vivió una de las peores experiencias de su vida y sin saber una palabra de nuestro idioma. Hoy, seis años después, se ha paseado ya por varias ciudades con su libro, ‘3052. Persiguiendo un sueño’, debajo del brazo y con un perfecto español con deje murciano, el lugar donde ha vivido todo este tiempo.  


Un libro que había sido una idea fija en su cabeza desde que comenzó este largo viaje, porque así se lo había prometido a sus amigos; algunos de los cuales emprendieron el camino unos meses después que él pero que nunca llegaron a su destino. “Al principio era una promesa, luego se convirtió en mi forma de despedida para ellos”.
Durante el viaje lo apuntaba todo, y así siguió haciendo en sus primeros años en España. “El viaje en cayuco es durísimo, pero cuando llegas a España te das cuenta de que no ha acabado. En realidad, acaba de empezar. Es entonces cuando empiezas a ser consciente de todo lo que tienes que hacer: luchar por encontrar un trabajo, por conseguir los papeles, por un lugar donde vivir…”.

Era un 11 de mayo de 2005 cuando subió a la patera, comenzando así “la aventura más larga, más peligrosa y más dura de mi vida”, como escribe en el libro. “Mucho más duro de lo que yo pensaba, porque en mi vida me había subido a un barco. El viaje está grabado en mi mente, al igual que en la de todos los que lo han hecho. Éramos 84 pasajeros en una embarcación de 12 metros, y no había plan B; no había otra solución. En wolof tenemos un dicho, que se puede traducir como O vivir dignamente o morir intentándolo, y creo que eso es lo que estaba en la mente de todos. Porque este viaje no lo hacemos por gusto, que no hay ningún sitio mejor que casa ni comida mejor que la de la abuela. Simplemente, es que era la única salida. No había otra opción para nosotros”.

Mamadou Dia, con las camisetas para ayudar
a financiar el proyecto en Gandiol. Fuente: Proyecto3052km 
Fueron ocho días enclaustrados en esos 12 metros “y a partir del quinto día, supimos que estábamos perdidos. No veníamos ninguna señal en el radar. Además, a la mañana del sexto día desapareció Ibu, uno de nuestros compañeros. Supimos que no había aguantado más”. La esperanza era tan débil que Dia pensó que, si realmente escribía su libro, lo llamaría Los sueños perdidos, en recuerdo a los de tanta gente que quedaron en el camino.

Pero al llegar el octavo día, cuando no les quedaba apenas fuerzas, alimentos ni gasolina, vieron aparecer un helicóptero sobre sus cabezas. “Fue increíble, los que estaban tirados en el suelo, los que ya no podían más, revivieron al momento, fue una fuerza inmenso que salió de dentro”.
Volver a caminar, después de más de una semana al vaivén de las olas, el sol, y la deshidratación, no fue fácil, y Mamadou recordará siempre el apoyo de los voluntarios de Cruz Roja y aquella botella de agua que le ofreció una de ellas. “Le quería decir que no, que no me llamaba ‘agua’ –un nombre de mujer, en Senegal-, hasta que comprendí que  ‘agua’ se refería a la botella”-. Aquella primera mano amiga tras tantos días de viaje le dejó una profunda huella. “En ese mismo momento decidí que, en cuanto pudiera, yo también sería voluntario en la Cruz Roja, como aquella chica”. Y así ha sido desde hace ya varios años: “he dado clases de español, he colaborado en clases de acogida... y es una de las mejores cosas que me han pasado en España”.
Y lo mejor, que ha conseguido integrarse: “Aquí tengo amigos, trabajo y un lugar donde vivir, que es lo que hace falta”, pero no olvida que durante muchos años tuvo que compartir sus días tan solo con esta “amiga que no terminaba de marcharse nunca, la soledad”.

¿Y ahora? Ahora el futuro está lleno de proyectos, para él y para Gandiol, su pueblo natal, en Senegal. “El año pasado, al volver por fin a mi tierra, me di cuenta de que todo seguía igual. La misma situación que me ahogaba a mí, sigue presente en los niños y jóvenes de ahora. Las cosas no han mejorado y yo quiero hacer algo para ayudar”. Por eso ha decidido que todos los beneficios obtenidos con la venta del libro irán a parar a Senegal, donde prevé poner en marcha un interesante proyecto. Mi objetivo es que el dinero vaya destinado a la educación, que es el futuro y lo más importante. Pero quiero que sea algo sostenible, que dure en el tiempo. Así que lo que haremos será crear una granja, que pueda producir alimentos para vender y que dé trabajo a la gente. Y que los beneficios se dediquen a la educación de los niños”.

miércoles, 13 de junio de 2012

"Mañana cumpliré 20 años", Alain Mabanckou

“Este es un libro que habla de mi infancia, un retrato personal de los años 70 y 80”. Así describe el escritor congoleño (de Congo-Brazzaville) Alain Mabanckou su obra “Mañana cumpliré 20 años”, que presentó el pasado viernes en Casa Árabe de Madrid.

Una obra en la que se entremezclan las historias íntimas, los pensamientos y sensaciones de un niño de diez años ante cosas que no llega a comprender del todo pero que empieza a intuir, y retazos que nos muestran cómo era su país –el Congo Bazaville de la época. Historias de andar por casa y reflexiones sobre alta política nacional e internacional. Un mundo convulso que vemos a través de los ojos de este niño, quien a su vez intenta completar el puzzle con lo que le cuenta su padre, oyente fiel de “La voz de América” (que emitía en francés en buen número de países).
“La radio es casi un personaje más en el libro. Quería mostrar que incluso en un país pequeño, como Congo Brazaville, los niños y los mayores aprendíamos a través de la radio. Era esencial, y lo conocíamos todo. No queríamos escuchar la radio nacional, porque sólo daba información sobre el presidente; en cambio la Voz de América se convirtió en una de las emisoras más seguidas”. 
Y eso a pesar de que, en aquellos años, vivíamos “en una África ‘comunista’. Nos acabábamos de independizar y alinearnos con la Unión Soviética era la forma de rebelarnos y desligarnos del colonialismo. Había que aprender ruso, no inglés ni francés, porque estos eran los idiomas del capitalismo. Y había que leer a Marx, claro”.  Precisamente los Marx y Engels están muy presentes en su libro, a través de la figura de su tío, un comunista de buena posición, en el que teoría y práctica no terminan de converger.

Pero en realidad éste no es un libro de política, ni mucho menos; es un texto que pretende, sobre todo, narrar el ambiente de una familia congolesa de la época. Con sus peculiaridades (para nosotros), sus traumas, sus costumbres y sus diversiones.
Así, aprendemos cómo el pequeño Michel vive con total naturalidad el hecho de tener dos madres. La biológica y la primera mujer de su padre, que le acoge en casa como si de un hijo más se tratara. –“Yo tuve la suerte de tener dos madres. Y para mí era una ventaja. Porque si una no te daba algo, siempre podías pedírselo a la otra. Y los hermanos eran reales, todos me aceptaban como uno más. Aquí he visto hermanos de sangre que viven en el mismo barrio y apenas se ven”, explica Mabanckou”- . Y vemos, en cambio, como Mama Pauline sufre por tener tan sólo un hijo y se desvive acudiendo a médicos y hechiceros que le ayuden a volver a procrear.  Así conocemos también el mercado, el hotel para extranjero donde trabaja el padre, la tienda del sastre, el profesor de la escuela… Un crisol de personajes que nos trasladan a una época que, a primera vista, puede parecer extremadamente lejana pero que en realidad, quizás no lo sea tanto.
En definitiva, un relato contado con tono ingenuo, divertido y con mucho sentido del humor, en el que Mabanckou retrata su propia infancia. “Para mí es un libro diferente a todo lo que he escrito antes, porque es en el que más me he confesado”, afirma sin dudarlo.
Alain Mabanckou, posando con su libro
'Memorias del Puercoespín', ganador del Premio
Renaudot. Fuente: Congo Pluriel

Alain Mabanckou (1966, Pointe-Noire República del Congo), es licenciado en Literatura y Filosofía, ha trabajado en diferentes universidades estadounidenses y ha escribo un buen número de libros, que le han valido premios de renombre como el Renaudot por Memorias del Puercoespín” (2006) [gracias a O Suso por advertir la errata] o el Premio de los cinco Continentes de la Francofonía por Verre Cassé (2005).
Su última obra, publicado en Francia el año pasado, es Le Sanglot  de l’homme moir, un libro con el que ha levantado polémica al apelar a la responsabilidad de los negros en su presente  y su futuro, criticando a las voces que culpan de todo lo que hoy sucede al colonizador.  “Hay que parar de llorar y tomar el destino en nuestra manos”, dice con rotundidad.




jueves, 7 de junio de 2012

"Cómo no escribir sobre África"

Binyavanga Wainaina, durante una conferencia sobre la "Etica de la Ayuda".
Aquí podéis escuchar una entrevista -sin editar, una hora de duración-
en la que expresa su opinión sobre la Ayuda a los países en desarrollo.
,  escritor y director del centro Chinua Achebe para artistas africanos, vuelve a la carga con esta segunda parte, (la primera, de 2005, se puede leer aquí) sobre “Cómo no escribir sobre África”.  Un texto en el que de forma muy ácida, pone de vuelta y media a los corresponsales, trabajadores de ONGs, escritores y turistas ocasionales en África. Es una caricatura, refleja situaciones llevadas al extremo y no representa a todos los periodistas ni cooperantes, pero... pocos dirán que no contiene una gran parte de verdad. Interesante para seguir reflexionando y darnos por aludidos.


Entre otras cosas, dice así… [El original, publicado en The Guardian ]:“Nairobi es el lugar perfecto para ser un corresponsal internacional. Hay vuelos regulares al genocidio más cercano, y hay césped, pistas de tenis y puedes conseguir un servicio adularod. Tienen panceta y puedes tener un chef estupendo para que trabaje en tu cocina por 300 euros al mes. 

Seguir leyendo: 

lunes, 4 de junio de 2012

Soberanía Alimentaria

Dos tomates y dos destinos
 

Agronegocio y soberanía alimentaria se citan a ciegas en esta historia. Nitrofosfato de azufre al 12% o estiércol, uniformidad o diversidad, grandes distancias o consumo local, producción industrial o producción campesina, ketchup o pisto manchego. K-44 y Mauricio se han conocido por chat, quedan para conocerse en tomate, no saben mucho el uno del otro pero la cita les dará momentos para ello. A primera vista, K-44 parece más atractivo pero Mauricio tiene algo, algo que a K-44 le volverá loco. Pero Mauricio tiene muy claro lo que quiere, y lo que no.

Un vídeo genial de Veterinarios sin Fronteras en Castilla La Mancha con la gente de Muchachada Nui.

Imagen de la campaña de VSF
  

jueves, 24 de mayo de 2012

La soberanía de los pobres. Crisis en Sahel


Habla Bru Rovira, sobre la crisis alimentaria en el Sahel.

No se pierdan tampoco este reportaje de Jose Naranjo: Sahel: el hambre nuestro de cada día

jueves, 17 de mayo de 2012

Una campaña dura y original contra los vertidos de Shell en el Delta del Níger

"Jódete y vive con ello". Más o menos esto es lo que durante años les ha estado diciendo, sin decirlo, la petrolera Shell a los habitantes del Delta del Níger. Ahora, una asociación ecologista lo ha puesto negro sobre blanco en un vídeo que parodia la actuación de la compañía a través de una  supuesta aplicación para móviles creada por la petrolera para 'ayudar' a los ciudadanos afectados por los vertidos.

No tiene desperdicio. Entre otras cosas, el simpático ejecutivo dice así:

"Según hemos sabido recientemente, las explosiones de gas
pueden ser peligrosas así que hemos decidido mostrártelas en el mapa
en tiempo real, para ¡que puedas cambiar tus planes de viaje!"
“Como la demanda de energía crece cada día, los vertidos de petróleo, las explosiones de gas y el agua contaminada se han convertido para muchos en un modo de vida. Por ejemplo, para nuestros amigos en el Delta del Níger. Esta forma de vida es estresante, sí, pero aquí está Shell para ofreceros soluciones fáciles e innovadoras a vuestros problemas. Estamos orgullosos de presentaros la nueva app de Shell para Iphone. Si eres el primero en informar de un vertido a través de tu móvil, automática ganas puntos-Shell que podrás convertir en estupendos premios, como un kit completo de supervivencia ante vertidos. También puedes acumular puntos avisándonos de los lugares en los que el agua está contaminada, y además te ofreceremos toda la información sobre fuentes de agua alternativa en 3.000 kilómetros a la redonda. Y, queridos amigos nigerianos, recordad que, según hemos sabido recientemente, las explosiones de gas pueden ser peligrosas si no se observan desde una distancia prudencial, así que hemos decidido mostrártelas en el mapa en tiempo real, para ¡que puedas cambiar tus planes de viaje! 
Seguir leyendo:

lunes, 14 de mayo de 2012

Persiguiendo un sueño

Este miércoles, para los que estéis en Murcia, presentación del libro "3052. Persiguiendo un sueño". 3.052 son los kilómetros que median entre Dakar y Murcia, donde fue a parar el protagonista de ete libro.

Os dejo un pequeño estracto, que sirve para entender por qué tantos emprendieron esta aventura:

"En Yarakh había una especia de epidemia. La gente hablaba de España en todos los lugares. Muchos vendían sus negocios, sus bienes o cualquier cosa que tuvieran para poder marcharse (...) En todos los debates, la palabra "España" era la protagonista".

No conozco personalmente al autor, pero sí a su hermano, Pape, que me ha hablado largo y tendido de este viaje que ahora pone sobre el papel Mamadou Dia. Un viaje lleno de sinsabores, pero también de alegrías y, sobre todo, de mucho trabajo que ahora termina de verse premiado con la publicación de este libro. ¡Enhorabuena a los dos y a todos los demás que han conseguido su sueño!.

lunes, 7 de mayo de 2012

¿Volveremos a los dispensarios médicos para pobres e inmigrantes?

Mucho se ha escrito ya sobre la decisión del Gobierno de retirar la tarjeta sanitaria a los inmigrantes a partir del próximo 1 de agosto, pero la medida corre el riesgo de terminar pasando desapercibida en un tiempo en el que nos levantamos cada día con nuevos recortes, pagos y repagos.

Un riesgo en este caso doble porque afecta precisamente a personas que no irán de ninguna manera a manifestarse a la puerta de ningún ministerio. Triple, de hecho, porque son muchos los ciudadanos españoles que consideran esta medida bien tomada, faltaría más. (Lean si no, algunos de los comentarios a este post, Matar inmigrantes con el BOE, por poner un ejemplo).

Lo explicaba muy bien hace unas semanas Gonzalo Fanjul  pero, a riesgo de repetirme, voy a analizarlo yo también. Aunque sólo sea porque si, como dicen, una mentira mil veces repetida se convierte en realidad –como dicen que dijo Goebbels-, quizás una verdad mil veces repetida termine también siendo escuchada.

Este asunto no es una cuestión de solidaridad ni compasión. Es, sencillamente, cuestión de Derechos, algo que no se puede dar y quitar a voluntad de los políticos. Pero poniéndonos más prosaicos, es también una cuestión de egoísmo. Pura y llanamente egoísmo.

Porque todos los estudios sobre el tema demuestran que los inmigrantes, especialmente los que no tienen residencia legal, utilizan menos la sanidad que el resto de los mortales. (Según un exhaustivo informe  exhaustivo realizado por médicos de Atención Primaria de Zaragoza “los inmigrantes adultos fueron 4,2 veces al médico por las 6,7 de los españoles. En el caso de los y las menores inmigrantes acudieron en 5,5 ocasiones frente a las 7,3 visitas de los niños y niñas autóctonos".

"Los elegidos para morir por el bien de los españoles". Carta al director de un médico.
Se puede leer el texto en formato digital aquí.



Tiene lógica. En primer lugar, porque acudir al médico supone exponerse, y en segundo porque los recién llegados suelen ser jóvenes, y por tanto con menos dolencias físicas que nuestra envejecida población nacional.

Seguir leyendo
Este blog ha cambiado de dirección. Puedes seguir leyendo en: www.porfinenafrica.com

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails